Aprende a perdonar porque tú también te equivocas